Cómo se agradecen las pequeñas alegrías

Tal como dice la protagonista de la novela, la vida está hecha de momentos, momentos seguidos de momentos, una infinidad de momentos, y lo suyo es coleccionar los mejores… Pues aquí va uno de ellos. Mi primera alegría del año. La alegría que me ha dado uno de mis hermanos al enviarme estas dos fotografías.

En la imagen superior, la novela en una de las mesas de La Central de la calle Mallorca. En la inferior (jaja, qué fuerte), junto a la última de Vila-Matas.

¡Parece que Un sótano con árboles va haciéndose un sitio en las librerías!

IMG_2115

IMG_2114

Publicado en: Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*